A estas alturas, todo el mundo sabe que disponer de una instalación fotovoltaica en nuestra empresa, sea del tipo que sea (industria, local comercial, hoteles, residencias, etc.), es una buena forma de reducir costes energéticos. Esta medida, además de contribuir a una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera, nos ayuda a ser más competitivos que la competencia.

Pocas son las empresas que no hayan recibido un estudio técnico económico, o directamente un presupuesto, para montar una instalación solar fotovoltaica en la cubierta de sus edificios, aunque muchos de ellos lleven asociados unos datos de producción y ahorro muy genéricos, y por lo tanto, de veracidad cuestionable.

Además, en muchos casos, cada empresa instaladora dimensiona la instalación de forma diferente. Algunos se basan en las potencias contratadas, otros en el consumo registrado en las facturas y otros incluso en la capacidad máxima de la cubierta. Esto genera un alto grado de desconcierto en el usuario final, ya que se encuentra ante un baile de números de producción, costes y ahorros, y al final es él, el que tiene que tomar la decisión, en base a su instinto, de cuál es la propuesta que más se adapta a sus necesidades.

¿Qué es la energía solar fotovoltaica?

La energía solar fotovoltaica es la tecnología que transforma la energía solar en energía eléctrica, obteniendo de este modo energía gratuita a través del sol. Este tipo de instalaciones se pueden dividir en dos tipos, instalaciones aisladas o instalaciones con vertido cero.

La energía eléctrica generada mediante paneles solares fotovoltaicos es inagotable y no contamina, por lo que contribuye al desarrollo sostenible y nos ayuda a mejorar nuestra eficiencia energética en la empresa.

Son muchos los motivos para generar tu propia energía. Algunos tienen que ver tu aportación sostenible al planeta y e otros son solamente tuyos:

  • La energía solar es totalmente limpia, por lo que no hay emisiones de ningún tipo.
  • Energía sin límites, inagotable.
  • Tenemos muchas más horas de sol que cualquier otro país europeo. Esto nos beneficia.
  • Autoconsumo: solo depende de ti y del sol. Ahorrarás sin intermediarios
  • Sencillez tecnológica

CLAVE PARA UN MAYOR RENDIMIENTO DE LA INSTALACIÓN SOLAR FOTOVOLTAICA

Desde SAI Ingeniería, estamos seguros de que la clave para lograr el mayor rendimiento posible de una instalación solar fotovoltaica, se encuentra en el dimensionamiento. Una instalación bien dimensionada se amortizará de forma mucho más rápida y eficiente que otra que no lo esté.

Basándonos en nuestro lema, “lo que no se mide no se puede mejorar”, creemos que la mejor forma de dimensionar una instalación solar fotovoltaica, es mediante el análisis de la curva de carga anual del cliente. Si comparamos estos datos, con una simulación de la producción energética de la instalación fotovoltaica, podremos conocer hasta el último Kwh que se puede aprovechar para nuestro autoconsumo, además de la cantidad de excedentes, a los que se le podría aplicar la compensación.

En resumen, nuestra recomendación a las empresas que tengan previsto montar una instalación solar fotovoltaica en su cubierta, es que, antes de solicitar presupuesto a diferentes instaladores, inviertan en ese trabajo de ingeniería, que consiste en encontrar la instalación óptima para ellos. De este modo, también podrán obtener, de forma sencilla, los ahorros potenciales y el periodo de amortización real.

Una vez realizado este trabajo de estudio, resultará mucho más sencillo comparar presupuestos de diferentes instaladores, ya que únicamente nos tendremos que centrar en la calidad y garantías de los equipos, y en el coste de la instalación.

Apostar por una

Desde Sai Ingeniería podemos ayudarte a encontrar la instalación solar fotovoltaica que necesitas, una instalación a medida y bien dimensionada que te permita una amortización mucho más rápida y eficiente y que te produzca ahorros reales y una reducción del coste energético.

 

Juan Carlos Franqueza

Ir al contenido