logo-saingenieria
Por

Nueva “Factura de la Luz” en Estado de Alarma

Estos días se está poniendo a prueba la capacidad de adaptación de muchas empresas. La ralentización de la actividad e incluso el cierre temporal forzoso de muchas de ellas están conllevando fuertes tensiones de tesorería, y un necesario y vital ajuste de gastos que incluyen gastos de personal, pero también de manera muy importante los gastos de suministros eléctricos y de gas. Hoy hablaremos de suministro eléctrico.

Habitualmente, “la factura de la luz” es un gasto al que se le suele prestar poca atención, más allá de intentar negociar un buen precio una vez al año, y conseguir pagar las mismas mes a mes. Pasando por alto la diferencia entre contratar en indexado, fijo y las distintas opciones que existen, si que es necesario aclarar los conceptos que componen dicha factura.

Término de potencia

Es la parte fija de la factura, en la que casi nadie se ha fijado hasta estas últimas semanas en las que la producción ha caído de forma brusca, pero no así el importe a pagar de suministro eléctrico. En efecto, la óptima contratación del término de potencia es un factor fundamental en la gestión energética de la empresa, ya que es un coste fijo, que solo se puede variar una vez cada doce meses, y que no podremos adaptar, aunque las circunstancias sean cambiantes. Por ello, es muy importante hacer un estudio pormenorizado de las necesidades de la empresa de forma previa a la contratación, ya sea a través de las curvas de carga cuartohorarias, o preferiblemente mediante sistemas de monitorización como el que hemos desarrollado en SAI Ingeniería.

Término de energía

Es la parte más “simple” de gestionar, ya que fluctúa en función de la producción. Por norma, a mayor volumen de trabajo, mayor consumo…no puede ser de otra forma. Por lo tanto, recomendamos un buen sistema de monitorización (En SAI Ingeniería somos especialistas) para evitar consumos ocultos, malas praxis, olvidos o descuidos. Además, mediante nuestro sistema evitaremos tener que pelearnos con los famosos “ExCells” de las comercializadoras ya que integramos los datos reales de consumo con las ofertas recibidas, para poder obtener los ahorros reales previstos.

¿Y con el estado de alarma que…?

Han sido varias las medidas adoptadas por el gobierno y de las que se pueden beneficiar las empresas en esta situación de dificultad:

-Ajuste de la potencia. De forma excepcional y aunque haya habido alguna modificación en las mismas en los doce meses anteriores, se permite durante el estado de alarma un cambio reversible y único de forma que se pueda adaptar el coste fijo que representa en la factura de suministro eléctrico. Esta opción puede ser muy rentable para determinadas empresas, pero es conveniente contactar con un especialista en gestión energética con el fin de conocer en profundidad las limitaciones y condiciones de la misma.

Aplazamiento del pago de la factura de suministro eléctrico producido durante el estado de alarma. Esta medida afecta directamente al pago de la factura, ya que podrás ser aplazado por aquellos autónomos o Pymes con problemas de tesorería.

Suspensión temporal de suministro. Aunque esta opción a priori no es nada recomendable, se `puede estudiar de forma individualizada para casos muy concretos.

En resumen, dada la complejidad en el análisis y la gestión de los suministros energéticos y el importante peso de los mismos en los costes generales de las empresas, reforzado por la situación actual cambiante y con nuevas normativas casi a diario, solo podemos recomendar contactar con empresas especializadas en este sector, como lo somos en SAI ingeniería, con el fin de tomar las decisiones acertadas que no hipotequen al menos nuestros próximos doce meses.

Esta web utiliza cookies para recopilar información que ayudará a optimizar su visita. Consulte la información sobre el uso de cookies en nuestra Política de cookies .Si sigue navegando en nuestra web, entendemos que acepta su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies